Arqueología Canaria y Fuentes Etnohistóricas ¿Una relación de amor-odio?

Ya comentamos en el anterior post lo diferente que es la Arqueología Canaria. Uno de esos elementos diferenciales es la existencia de diferentes Fuentes Etnohistóricastextos escritos en el mismo momento de la conquista, o momentos posteriores, donde se describen los usos y costumbres de los aborígenes de las diferentes islas. Estos documentos permiten complementar y corroborar los datos arqueológicos, en otras, en cambio, la Arqueología niega lo dicho por esas mismas fuentes.

Poniendo orden

Portada del trabajo de Sergio Baucells
Portada del trabajo de Sergio Baucells

Sería Celso Martín de Guzmán el primero que las intentaría sistematizar las mismas. A este le siguieron otros autores. Aunque quizás el documento más completo en cuanto a estas fuentes y sobre todo por el trabajo de análisis ejercido es el trabajo de Sergio Baucells. ¿Por qué es el más completo? Básicamente porque nos dio un número. El 73. Este es el número de documentos y textos escritos que desde momentos previos a la conquista de Canarias hasta el siglo XVII hacen mención en alguna característica, datos o elemento al mundo indígena.

Este autor las califica en dos. Por un lado las fuentes narrativas Históricas, es decir las que son contemporáneas a los propios acontecimientos que relatan y las historiográficas. Estas

Portada de Le Canarien ¡No entendemos como no se hundieron por el camino! ¡En el barco no cabía nadie más!
Página de Le Canarien. Lo que no       entendemos como no se quedaron    por el camino ¡No cabía nadie más     en el barco!

últimas serían las primeras en intentar trazar un discurso histórico. Así, el Le Canarien, La Ovetense o Palencia son obras históricas y contemporáneas a los hechos que describían. Mientras que las obras de Abreu Galindo Torriani son historiográficas, ya que intentan realizar una Historia General de las islas basándose en datos y documentos recopilados por ellos mismos.

Pero además tenemos un mapa perfecto de quién copia, quién lee a quién, quién pudo conocer los datos de primera mano…, en definitiva, realiza una genealogía de las Fuentes Etnohistóricas de Canarias. Y esto facilita mucho su uso. Y nos previene también de cometer errores cuando queramos utilizar aquellas para explicar y entender las   sociedades indígenas canarias.

Sin embargo, estas fuentes han generado algunas propuestas que sin crítica alguna toman a pies juntillas lo dicho por dichos textos. Ese uso y abuso de estas fuentes ha generado a nuestro juicio un anquilosamiento de las propias interpretaciones ¡Total! ¿Para qué necesitamos excavar y analizar los materiales arqueológicos si ya en las fuentes etnohistóricas tenemos la respuesta? Podemos resumir estos problemas en tres de forma genérica:

Todo cambia decía el filosofo ¿o no?

La utilización de las fuentes etnohistóricas para la explicación de las diferentes sociedades indígenas ha generado en múltiples ocasiones una Historia plana. Es decir, una Historia donde el tiempo se oculta, no existe. Y no por la falta de dataciones, sino por la negación del cambio en sí. Un ejemplo es la descripciones que estas fuentes dieron de los diversos rituales y lugares rituales (almogarenes, refugios-santuarios, etc.) ¿Tenemos que pensar que lo descrito para el siglo XIV-XVI es válido para el siglo X? ¿Y para el siglo V? ¿No sería como si intentáramos explicar los procesos sociales y económicos del siglo XVIII a través de la revista HOLA? Y aún así estaría más cercana en el tiempo.

Candiles, Etnohistoria
¿Qué hacemos con Candiles? ¿Es menos importante por no aparecer en la documentación etnohistórica?

¿Tenemos que pensar que según esas fuentes que los lugares rituales son sólo los nombrados? ¿Y que pasa entonces con aquellos lugares que los trabajos arqueológicos vinculan como posibles lugares rituales? ¿Qué pasa con la Cueva de Los Candiles? ¿Qué pasa con el Bentayga? ¿Y cómo articulamos unos lugares que parecen vinculados con los ciclos agrarios con signos vinculados a la fertilidad como son los triángulos púbicos (¡diga lo que diga el padre Baez!) a la importancia ritual que tiene la ganadería y los ganados en el mundo aborigen de Gran Canaria? ¿No explicamos eso? ¿Se produjo un cambio? ¿O fue siempre así?

¡Más falso que un duro de madera!

Un claro ejemplo de datos erróneos encontrados en las fuentes etnohistóricas es la afirmación tajante de Abreu Galindo de que la Higuera fue introducida por los mallorquines y tenida por cierta. Sin embargo, la arqueología y la datación radiocarbónica de esos contextos arqueológicos ha permitido datar semillas de higo en el siglo IV d.C. en el yacimiento de La Cerera (Arucas). Otro ejemplo sería el Acta Zumeta. Este documento da testimonio del vasallaje de todos los poblados de Gran Canaria a Diego de Herrera, a través de diez “embajadores” indígenas, lo que sirvió a algunos autores para proponer la existencia previa a la llegada castellana de varios cantones. Hoy en día se da por falsa dicha historia, como la de Atlántida. ¡Pero ya saltará alguien diciendo que no, que estamos equivocados que la Atlántida existió!

Atlántida, Platón, Canarias
La Atlántida de Platón en Canarias…. ¡Espera que me entra la risa!

¡Criticar no es lo mismo que ser un criticón!

Una de las bases de la Arqueología es la crítica del dato ¡Venga de donde venga! Y a veces se ha faltado a esa idea. Un ejemplo es cuando se habla de que las obsidianas se utilizarían para el rito donde faycanes o fayzagues establecían la condición de nobles o villanos según sus actos. ¿Entonces tenemos que entender que toda la obsidiana encontrada en tantos y tantos yacimientos de Gran Canaria son el testimonio de las peluquerías “hipster” indígenas? (¡Qué no se enfaden los hipster!)

Hipster, aborigen, El Hierro
No sólo en Gran Canaria había aborígenes barbudos. En El Hierro también tuvimos algún “hipster” antiguo

Siguiendo entonces con esta idea, las minas de obsidiana de Hogarzales (La Aldea de San Nicolás) sería el lugar que proporcionaría el material para tan nobles cortes de pelo ¡Pues mira que tuvieron que cortar pelo entonces! ¡Llámennos locos! ¿Pero si esta piedra tan apreciada sirviera para otra cosa? Digamos ¿para cortar? A lo mejor ni todo ni todos la tendrían… no lo sabemos (todavía) pero sólo los datos podrán traer un poco de luz… ¡Nadie dijo que el camino del Tao fuera fácil!

¿Resumiendo?

Cara de asombro
¡ A ver, a ver! ¿Que dijiste? ¿subordinación qué?

La Arqueología es capaz de articular una narrativa coherente sin que tenga que pasar por el filtro documental de forma obligatorio; así es difícil ver, un artículo que no termine justificando los resultados o la propia interpretación del registro a partir de una cita de las fuentes etnohistóricas o dándole unas vueltas de tuercas a aquellas a la luz de nuevos datos. En todo caso deberían ser complementarias. Sin embargo, existe, pues, una subordinación doble: buscar en los restos materiales la confirmación de lo observado o interpretado en las fuentes escritas, o bien dar contenido a los hallazgos arqueológicos a través de los acontecimientos transmitidos en los textos.

¡Así qué ojito con lo que se lee que ni todo es verdad, ni todo valido!… sino díganselo a Platón, que todavía hay gente buscando por ahí la Atlántida! ¡Se tiene que estar partiendo de risa!

 

Para leer más o para que si quieres compruebes de donde sacamos los datos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *