¿Patrimonio Arqueológico y turismo? Parte I

El día 27 de septiembre fue el Día Internacional del Turismo ¿Alguien lo celebró? Creemos que poquita gente ¿Alguien se paró a pensar qué significaba? Menos todavía ¿Y desde el mundo del Patrimonio Arqueológico? Pues va a ser que no ¿Y esto por qué? Pues muy sencillo; las administraciones públicas por un lado y los gestores de ese Patrimonio Arqueológico no quieren, no saben o no pueden incorporar este Patrimonio en el mercado turístico. Así de brutal ¿A qué duele? ¡Ahora toca justificarlo! Y con datos…

Felicidad, Turismo Gran Canaria
¡Día Internacional de Turismo! ¡Qué regocijo!

¿Más es mejor?

Gran Canaria ha aumentado el número anual a algo más de 3.700.000 turistas ¡Y eso está bien! En teoría eso significa más trabajo y que la riqueza llegue a más gentes y lugares ¡Pues parece qué no! Aunque éste no es el tema, queremos apuntarlo, es una realidad que afecta de igual forma a la gestión del Patrimonio Arqueológico y a su papel dentro del mercado turístico.

Pues bueno, de esos 3.700.000 visitantes ¿cuántos visitan nuestros museos? ¿En concreto los museos y centros de interpretación vinculados a la Arqueología? Contabilizando los diferentes centros existentes (La Cueva Pintada, Gáldar; Centro de Interpretación del Maipez, Agaete;  Cenobio de Valerón, Santa María de Guía; Cañada de los Gatos, Mogán; Arteara, San Bartolomé de Tirajana; Bentayga, Tejeda; Las Palmas de Gran Canaria; La Fortaleza, Santa Lucía de Tirajana) e incluyendo la población residente en Gran Canaria apenas se llega a un 4% de esos 3.700.000 de guiris y chonis que nos visitan actualmente. ¿Piensas qué está bien? ¿Qué es mucho? Pues no.

Patrimonio Arqueológico, Turismo
¡Tampoco se trata de esto!

¿Cuáles son los problemas y dificultades que encuentran los recursos arqueológicos para su conversión en un producto turístico ¿Un culpable? No, ninguno. Sólo la forma en que enfocamos la gestión.

Datos para entender al guiri:

¿Qué busca el turista que nos visita? Pues lo de siempre y que no suele fallar, Sol y buen clima. Básicamente, vienen a descongelarse… Centroeuropa y en el norte de Europa se pasa muy malamente en invierno. Así, que vienen a Gran Canaria a tirarse en la arena imitando a nuestros lagartos cluecos ¿Pero buscaran algo más? Sí, claro, según las estadísticas del Patronato de Turismo de Gran Canaria, buscan conocer Paisajes y  lugares nuevos; son algunas de las motivaciones que hacen nuestra isla. Siendo el Paisaje insular una de las variables que de forma continuada está presente en las estadísticas de los últimos cinco años como motivación para la elección. Aunque esta motivación sólo fue valorada como positiva en el año 2011 tras la visita de los turistas ¿Y en adelante? ¿Qué pasó?

Entonces, al menos hay un interés por nuestra geografía. Las estadísticas del gobierno de Canarias así también lo avalan. Si sumamos los diferentes intereses dentro de los cuales podrían incluirse los distintos yacimientos y centros arqueológicos tendríamos, al menos, los interesados por el turismo activo (3,6%), visitar nuevos lugares (12,7%) y la oferta cultural (2,1%). Lo que suma un total de unos 18.4% de turista potencialmente interesados en visitar nuestros yacimientos. Es decir, y haciendo las cuentas de la vieja, los yacimientos arqueológicos serían visitados por unos 400.000 personas al año ¡Ante esto uno sólo puede reírse cuando conocemos la realidad! ¡No habría yacimiento para tanta gente!

¿Más datos de interés? Creemos que sí: su edad. A nadie que se haya fijado en nuestros visitantes y turistas internacionales vemos que son algo más que maduritos. Y si vemos a los cruceristas ya entramos en otra escala. De hecho, más del 50% de los visitantes de nuestra isla tienen más de 46 años, aunque también depende de la nacionalidad. Y si bien es verdad que muchos están más cerca del Valhalla que de sus años mozos, quién no ha escuchado la frase de ¡Los guiris llegan a todas partes! Y damos fe. Sin embargo, una parte tiene cierta movilidad reducida y es real. ¡Yacimientos cómo La Fortaleza (aunque en breve se mejorará) o el Bentayga pueden ser la perdición de más de una cadera nórdica!

Un poco más del 60% de los visitantes viene ya con su paquete turístico cerrado (viaje, alojamiento, comidas, etc.). Quedando sólo un tercio del gasto en la isla, el resto en el país de origen, subiendo, además, a casi un 28% los paquetes de todo incluido ¡Venir a Gran Canaria para no salir de la piscina! ¡Qué penita!

¿y si ponemos un campo de golf en cada yacimiento?

Los turistas buscan productos turísticos no destinos, ¿La gente va a Grecia por visitar es ese país o por qué quiere vivir la experiencia de conocer y estar en el Partenón? Sabemos que eso es muy de difícil de lograr para Gran Canaria. Y tampoco hace falta. Nos conformaríamos con que el Patrimonio Histórico y Arqueológico fuera una oferta complementaria real al turista que nos visita.

Patrimonio Arqueológico, Turismo
Turistas felices y contentos. Nótese la masificación brutal que sufre el campo

Para ello la administración debe creer en esta idea, apoyándola y buscando estrategias de mercantilización de dichos servicios. Creo que si nos equipararan a los campos de golf tendríamos de sobra. Solo hay que visitar las web del Patronato de Turismo de Gran Canaria o de la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias para ver como se destaca esta actividad. Deberíamos creer, entonces, que el turista que viene le interesa jugar al golf y tener los servicios adicionales que estos campos suelen prestar. Según las propias estadísticas entre un 0,5% de los visitantes están interesados en este deporte, siendo además el que se lleva las peores críticas en las encuestas realizadas tras las visitas.

Conclusión: ¿Qué estamos haciendo mal?

 

De fetiches, pastiches y el Nexus 6 en la Arqueología de Gran Canaria

Hay elementos de la Arqueología de Gran Canaria que se han transformado en iconos de ese Pasado: Pintaderas, ídolos o momias son un ejemplo de estos fetiches.  ¡Y seguro que no tenemos que convencerte!

Esta adoración “cuasi religiosa”, que se siente por dichos elementos ha sido la inspiración de más de un artista canario. Así en muchos de estos objetos, reconocidos como icónicos, se reconoce representada, aún siendo una parte, la totalidad de extinta cultura aborigen.

Poniéndonos densos

Esta representación la tenemos en las arpilleras de Manolo Millares, inspiradas en las momias; las pintaderas en la obra de Néstor Martín-Fernández de la Torre o los ídolos en las pinturas del gáldense Antonio Padrón.

Arte Arqueología Canaria, Gran Canaria, Fetiche
“Cuadro nº 48” (1957) de Manolo Millares e “Ídolos Guanches” (1967) de Antonio Padrón

Estas obras, trascienden el significado de las piezas arqueológicas de forma que los diferentes autores las contextualizan dentro de un ámbito diferente y contemporáneo, creando nuevos significados que van más allá de los meramente históricos (¡Léelo otro vez, porque es un poco espeso!).

Esos iconos, han ido más allá de su aparición en obras de arte, también han invadido nuestra cotidianidad: tatuajes, fachadas de casas, parterres, ropa, galletas, llaveros, pendientes, pegatinas, chocolate,…  ¡y más! ¿Y eso está bien? Está bien desde luego, significa una identificación de mucha gente con el pasado aborigen. Sin embargo, si les preguntamos a esas personas ¿Sabrían decirnos para que servían? ¿Dónde se han encontrado?

Arqueología Canaria, Gran Canaria, La Fortaleza
De la Arqueología Canaria a la Arqueología comestible… ¡somos unos postmodernos”

O yendo más allá, ¿Cómo era la sociedad que las generó? Posiblemente, muchos dirían que es de los Guanches y más anchos que Pancho… y es que posiblemente el uso y abuso, en este caso, de las pintaderas, puede conllevar el vaciado de significado, quedándonos solamente con sus valores estéticos ¡Porque bonitas son un rato! ¡A ver quién dice que no! ¡Y comestibles más aún!

A la hoguera con el arqueólogo:

¿Algún culpable en la sala? Pues sí; los profesionales de la Arqueología. O Quizás, en la actualidad, no tanto los profesionales actuales de este gremio, sino los padres de la Arqueología en Gran Canaria. ¿Por qué? La disciplina arqueológica, nace en esta isla con El Museo Canario (¡por poner un hito!) y casualidad de las casualidades muchos eran médicos ¿Y a qué se dedicaron a buscar esos médicos? Cráneos. Ya no el cuerpo entero ¿Para qué? Sólo cráneos. Si no, visita la sala Verneau de El Museo Canario, está tal y como la crearon…  ¡es como estar en Holocausto Caníbal, pero sin empalamientos! ¡Bueno! ¿Pero a quién no le gusta esa sala?

Sala Verneau, El Museo Canario, Arqueología Canaria, Gran Canaria
Sala Verneau… Una orgía de cráneos… ¡pero hay que reconocer que nos mola!

Además, coincide esta época y las posteriores con la búsqueda de las diferentes razas, aquellos que buscaban mediterránoides y cromañoides. ¿Te acuerdas? Pero no sólo por cráneos se desvivían… pintaderas e ídolos entraron en el museo en esta época ¡Bueno! Y alguno que fue de estranjis a Francia… que se lo pregunten al amigo Verneau…

¡Y de esos polvos estos lodos!. No sabríamos explicar como del interés científico y académico en la Arqueología Canaria se traspaso al resto de la sociedad, para que todo el mundo quiera tener un cráneo o un ídolo en encima del televisor ¡Aunque hoy en día o lo pegas con silicona o no va! ¡Son tan finitas! ¡Qué ni el paño de encaje de la abuela se mantiene!

Posiblemente, la visibilización y preocupación solo por esta parte del Patrimonio de la Arqueología de Gran Canaria fue la que convirtiera estos objetos arqueológicos en iconos y en fetiches buscados por todos, dando paso al nacimiento del expoliador.

Del fetiche al pastiche:

Este coleccionismo inicial de los primera Arqueología Canaria dio como lugar la sobrerrepresentación y valoración de unos elementos frente a otros. ¡Pero el desaguisado no paró ahí!. La Arqueología vio nacer a otros personajes, algunos puros expoliadores, otros camuflados de “canariólogos” y pillalotodos que a partir de cuatro lecturas y la connivencia de la administraciones de la época hicieron sus colecciones privadas.

Un caso diferente fue el del párroco teldense Pedro Hernández Benítez. Este era comisario local de Telde y ayudó al Comisario provincial Jiménez Sánchez en varios trabajos y publicaciones. Éste fue destituido a principio de los años 50 de su cargo por su afán coleccionista ¿Las manos demasiado largas?

Arqueología Canaria, Padre Baez Gran Canaria
Personaje que no merece ser nombrado. Podríamos intentar hacer un chiste pero no tendría ninguna gracia.

¿Y si revisamos la cabeza de cierto cura de boina amarilla que no dice más que disparates sobre nuestra Arqueología? Esa es otra forma de pastiche

Esas colecciones dieron lugar a “museos” donde el  pastiche, la mezcla indiscriminada de restos arqueológicos era costumbre. La máxima era “entre más mejor”. Un ejemplo de estos sería la Fundación Museo Castillo de La Fortaleza El Hao. La exposición parece nacida en el siglo XIX, sin embargo se inició a mediados del siglo pasado. Cuerpos con más de dos piernas, retazos de varias esteras de junco para  componer un bolso, “pinchos morunos” de huesos…

Cada expolio, un Nexus 6 que muere

Afortunadamente, todo esto se empieza a superar y tales esperpentos entran en la fase final de su existencia. Sin embargo, la Arqueología debe hacer todavía mucha pedagogía explicando que los bienes arqueológicos pertenecen a algo mayor, intangible e inabarcable. Llamémoslo Patrimonio Cultural, Paisaje o Identidad. Sino seguiremos apareciendo expoliadores.

Y esto no se puede robar, ¡y no nos lo pueden robar! Cada expolio, cada material perdido es un trocito de nuestro pasado, de nuestra identidad que desaparece. No podemos permitir que esto ocurra, sino tendremos que hacer nuestras las palabras del Nexus 6 de Blade Runner: “todos estos momentos se perderán,…se irán como lágrimas en la lluvia”.

¡Y ahora a comerme una pintadera de chocolate de las de Neketan que tan ricas que están!

La Arqueología funeraria en Gran Canaria. Parte I

 

La Arqueología funeraria es uno de los elementos que más atención ha acaparado dentro y fuera de la investigación arqueológica canaria. Como ejemplo de ese interés fue la presentación, esta semana, en El Museo Canario de un proyecto donde se estudiarán varias momias, así como la digitalización de aquellas a través de técnicas fotogramétricas. El número de periodistas que acudieron y su repercusión mediática fue enorme ¡Vale! Es verano y se buscan temas más ligeritos… estamos de acuerdo. Pero el interés, icónico en algunos casos, que tienen las momias, y por extensión el mundo funerario nadie lo puede discutir.

Sin embargo, ese interés suscitado no ha ido paralelo a la realización de proyectos de investigación que tomen la Arqueología funeraria de Gran Canaria desde un punto de vista integral. Por otro lado, en los últimos años se han realizado varias excavaciones arqueológicas, vinculadas a diferentes razones patrimoniales, obteniendo diferentes datos que han mejorado el panorama de la Arqueología Canaria en cuento al conocimiento de esta manifestación. Algunos ejemplos son las excavaciones de la Necrópolis de Maspalomas y Arteara (San Bartolomé de Tirajana); Necrópolis de Juan Primo (Gáldar); Necrópolis del Cabezo (Firgas), Maipés y Antigafo (Agaete), etc.

Enterramiento Firgas Gran Canaria
Enterramiento en un solapón               ¿ Y La cabeza?

De todo este conjunto de datos surgen viejas preguntas ¿Enterramientos colectivos vs enterramientos individuales? ¿Cuevas vs túmulos? ¿Diferencias sociales entre unos y otros enterramientos? ¿Momias? ¿Cuál es el enterramiento más antiguo? ¿Está la práctica funeraria estandarizada? Muchas preguntas. Intentaremos presentar un ligero esbozo de las últimos datos que la Arqueología Canaria está manejando para el mundo funerario en la de Gran Canaria, y de paso, hablaremos un poquito, de lo que sabemos para La Fortaleza.

“Enterramientos” en Gran Canaria:

Algunas teorías bioantropológicas y arqueológicas establecieron la existencia de dos razas para Gran Canaria. Una raza de gente guapa, rubitos y altos, estilizados ellos, y muy listos, y otros brutitos, bajos y malencarados y con menos luces. Estas dos razas vivían en Gran Canaria de forma diferenciada, unos en la costa, lo mediterranoides, que vivían en casas construidas de piedra, y por otro los brutitos cromañoides, que vivían en el interior de la isla en cuevas.

Mediterranoide Cromañoide Gran Canaria Arqueología Canaria
Tipico mediterránoide frente a un cromañoide ¿Quién no quiere ser un mediterranoide de esos?

Esta misma división se creó para la Arqueología funeraria. Así, los mediterranoides enterraban a sus difuntos en túmulos, mientras que los grupos del interior lo hacían en cuevas. ¡Y hasta ahí todo clarito! ¿Para qué lo íbamos a complicar?

Pues hoy sabemos que esas teorías raciales no son ciertas, no solamente a niveles bioantropológicos sino culturales. Así, la Arqueología de la isla de Gran Canaria es una sola; se corresponde con una sola etnia, no pudiendo diferenciarse entre grupos raciales y culturales diferentes.

¿y entonces por qué esa diferencia en el mundo funerario? Algunas fuentes etnohistóricas hablan que los túmulos eran las sepulturas para los miembros de la clases privilegiadas. Y cuando hablamos de esto, de forma involuntaria nos viene a la mente el gran túmulo de La Guancha, que según la tradición era el lugar donde estaba enterrada la familia de los guanartemes de Gáldar. No sabemos si los guanartemes, pero si es verdad que los diferentes estudios bioantropológicos y funerarios perciben que el grupo humano enterrado allí es diferente. Así, por ejemplo, el 75 % de los enterrados son hombres ¿Qué pasaba con las mujeres? ¿No morían? ¿O había un acceso diferencial a según qué enterramientos?

Las fosas se suman al registro de tumbas conocidas. Este sería, si nos ceñimos a la terminología, el único tipo de enterramiento. Ya que en el restos de tipologías funerarias, el cuerpo se deposita o en una cista o en una cueva, sin ninguna tierra que lo cubra.

Fosas, Arqueología, Gran Canaria, Arqueología Canaria
Necrópolis de Juan Primo (Gáldar) compuestas por fosas

La fosas no son otra cosa que una simple agujero en el suelo, poco más menos del tamaño de una persona sobre la que se deposita el cadáver. Estas fosas como las otras tumbas suelen abrirse y reutilizarse. Además, comparten los mismos escenarios que los túmulos/cistas. Entonces, ¿a qué se debe tal diferencia?

La Fortaleza:

En cuanto a los trabajos arqueológicos en La Fortaleza se han concentrado, de momento, en el poblado ubicado en la ladera oeste, como en la cima de La Fortaleza Grande. Sin embargo, las limpiezas iniciales del yacimiento así como las visitas de antropólogos y eruditos locales, nos han dado una pista de los posibles restos existentes en la zona.

Cuevas:

Se han documentado varias cuevas con restos humanos ¡Todas expoliadas y saqueadas! Creemos que en algunas de estas cuevas pudieron existir varios cuerpos (¡creemos que algunos parcialmente momificados!) si tenemos en cuenta restos de materiales que quedaron pertenecientes a la posibles mortajas.

Arqueología, Gran Canaria, expolio, Arqueología Canaria, La Fortaleza
Cueva funeraria en La Fortaleza ¡Cuando uno ve esto dan ganas de llorar!

La Fortaleza Grande también contuvo restos funerarios tal y como describe Grau Bassas. Este dato nos llama la atención ya que la cima la interpretamos como un posible almogaren. Por lo que esos huesos, posiblemente, tuvieron algo de especial, algo que los hacía distintos. De hecho en algunas zonas del Atlas, hay unas zonas especiales que llaman almoggar, ubicados sobre montañas, donde se enterraban los huesos de una persona considerada santa. Este lugar recibe peregrinaciones anuales haciéndose diferentes comidas en su honor… ¡No hay que pensar mucho! ¿verdad?

También fueron recuperados restos óseos por Sánchez Araña en la década de los sesenta en la propia subida a la cima de La Fortaleza, creemos, que jalonando el camino de ascensión a la cima de La Fortaleza. Lo que da más peso a la idea del propio Grau Bassas de que la subida, las paredes y el camino son también parte del almogaren.

Cráneo arqueológico, Gran Canaria, Arqueología Canaria
Cráneo procedente de La Fortaleza Grande

Túmulos:

Túmulo funerario, La Fortaleza, Arqueología Canaria, Gran Canaria
¿Túmulos funerarios en La Fortaleza?

Más complicado es aseverar en el momento actual de los trabajos, la existencia de túmulos en La Fortaleza. Los trabajos de limpieza llevados a cabo permitieron recuperar varias estructuras que parecen túmulos funerarios. Cuadrados y circulares,  con gran gran cantidad de piedras de color rojo en su superficie tal y como cita R. Verneau para otras Necrópolis del Maipés de Agaete. 

De igual forma, morfológicamente no tienen nada que ver a los majanos de limpieza que hay en los alrededores, a lo que debemos sumar la falta de piedras con marcas de arado. Lo que nos permite ubicar la colocación de las piedras en momentos previos a la utilización de arados con vertedera de metal en la zona. Sin embargo, cabe la posibilidad de que sea algún tipo monumentos funerarios tal y como se han documentado en otros espacios cementeriales (Necrópolis de las Crucesitas, Mogán), pero esto solo se sabrá con la realización de excavaciones arqueológicas. O, quizás, tanto solo estamos antes un majano diferente.

Hasta aquí llegamos, este tema da para mucho,… ¡ya vamos craneando para el siguiente post!

 

Para saber un poquito más…

Verónica Alberto Barroso, Teresa Delgado Darías, Javier Velasco Vázquez, Jonathan Santana Cabrera, 2013-2014: En la ambigüedad de tu piel. Sobre momias y tumbas, revista Tabona: Revista de prehistoria y de arqueología, Nº. 20, 2013-2014, págs. 33-60.

Ahmed Sabir, 2001: Las Canarias Preeuropeas y el Norte de Africa. El ejemplo de Marruecos. Rabat.

Javier Velasco Vázquez, 2006: Los otros. El lugar de los muertos en la prehistoria de Canarias El Pajar: Cuaderno de Etnografía Canaria, Nº. 21, 2006 (Ejemplar dedicado a: Paisajes arqueológicos versus escenarios sociales en la Canarias preeuropeas), págs. 88-106

Arqueología Canaria y Fuentes Etnohistóricas ¿Una relación de amor-odio?

Ya comentamos en el anterior post lo diferente que es la Arqueología Canaria. Uno de esos elementos diferenciales es la existencia de diferentes Fuentes Etnohistóricastextos escritos en el mismo momento de la conquista, o momentos posteriores, donde se describen los usos y costumbres de los aborígenes de las diferentes islas. Estos documentos permiten complementar y corroborar los datos arqueológicos, en otras, en cambio, la Arqueología niega lo dicho por esas mismas fuentes.

Poniendo orden

Portada del trabajo de Sergio Baucells
Portada del trabajo de Sergio Baucells

Sería Celso Martín de Guzmán el primero que las intentaría sistematizar las mismas. A este le siguieron otros autores. Aunque quizás el documento más completo en cuanto a estas fuentes y sobre todo por el trabajo de análisis ejercido es el trabajo de Sergio Baucells. ¿Por qué es el más completo? Básicamente porque nos dio un número. El 73. Este es el número de documentos y textos escritos que desde momentos previos a la conquista de Canarias hasta el siglo XVII hacen mención en alguna característica, datos o elemento al mundo indígena.

Este autor las califica en dos. Por un lado las fuentes narrativas Históricas, es decir las que son contemporáneas a los propios acontecimientos que relatan y las historiográficas. Estas

Portada de Le Canarien ¡No entendemos como no se hundieron por el camino! ¡En el barco no cabía nadie más!
Página de Le Canarien. Lo que no       entendemos como no se quedaron    por el camino ¡No cabía nadie más     en el barco!

últimas serían las primeras en intentar trazar un discurso histórico. Así, el Le Canarien, La Ovetense o Palencia son obras históricas y contemporáneas a los hechos que describían. Mientras que las obras de Abreu Galindo Torriani son historiográficas, ya que intentan realizar una Historia General de las islas basándose en datos y documentos recopilados por ellos mismos.

Pero además tenemos un mapa perfecto de quién copia, quién lee a quién, quién pudo conocer los datos de primera mano…, en definitiva, realiza una genealogía de las Fuentes Etnohistóricas de Canarias. Y esto facilita mucho su uso. Y nos previene también de cometer errores cuando queramos utilizar aquellas para explicar y entender las   sociedades indígenas canarias.

Sin embargo, estas fuentes han generado algunas propuestas que sin crítica alguna toman a pies juntillas lo dicho por dichos textos. Ese uso y abuso de estas fuentes ha generado a nuestro juicio un anquilosamiento de las propias interpretaciones ¡Total! ¿Para qué necesitamos excavar y analizar los materiales arqueológicos si ya en las fuentes etnohistóricas tenemos la respuesta? Podemos resumir estos problemas en tres de forma genérica:

Todo cambia decía el filosofo ¿o no?

La utilización de las fuentes etnohistóricas para la explicación de las diferentes sociedades indígenas ha generado en múltiples ocasiones una Historia plana. Es decir, una Historia donde el tiempo se oculta, no existe. Y no por la falta de dataciones, sino por la negación del cambio en sí. Un ejemplo es la descripciones que estas fuentes dieron de los diversos rituales y lugares rituales (almogarenes, refugios-santuarios, etc.) ¿Tenemos que pensar que lo descrito para el siglo XIV-XVI es válido para el siglo X? ¿Y para el siglo V? ¿No sería como si intentáramos explicar los procesos sociales y económicos del siglo XVIII a través de la revista HOLA? Y aún así estaría más cercana en el tiempo.

Candiles, Etnohistoria
¿Qué hacemos con Candiles? ¿Es menos importante por no aparecer en la documentación etnohistórica?

¿Tenemos que pensar que según esas fuentes que los lugares rituales son sólo los nombrados? ¿Y que pasa entonces con aquellos lugares que los trabajos arqueológicos vinculan como posibles lugares rituales? ¿Qué pasa con la Cueva de Los Candiles? ¿Qué pasa con el Bentayga? ¿Y cómo articulamos unos lugares que parecen vinculados con los ciclos agrarios con signos vinculados a la fertilidad como son los triángulos púbicos (¡diga lo que diga el padre Baez!) a la importancia ritual que tiene la ganadería y los ganados en el mundo aborigen de Gran Canaria? ¿No explicamos eso? ¿Se produjo un cambio? ¿O fue siempre así?

¡Más falso que un duro de madera!

Un claro ejemplo de datos erróneos encontrados en las fuentes etnohistóricas es la afirmación tajante de Abreu Galindo de que la Higuera fue introducida por los mallorquines y tenida por cierta. Sin embargo, la arqueología y la datación radiocarbónica de esos contextos arqueológicos ha permitido datar semillas de higo en el siglo IV d.C. en el yacimiento de La Cerera (Arucas). Otro ejemplo sería el Acta Zumeta. Este documento da testimonio del vasallaje de todos los poblados de Gran Canaria a Diego de Herrera, a través de diez “embajadores” indígenas, lo que sirvió a algunos autores para proponer la existencia previa a la llegada castellana de varios cantones. Hoy en día se da por falsa dicha historia, como la de Atlántida. ¡Pero ya saltará alguien diciendo que no, que estamos equivocados que la Atlántida existió!

Atlántida, Platón, Canarias
La Atlántida de Platón en Canarias…. ¡Espera que me entra la risa!

¡Criticar no es lo mismo que ser un criticón!

Una de las bases de la Arqueología es la crítica del dato ¡Venga de donde venga! Y a veces se ha faltado a esa idea. Un ejemplo es cuando se habla de que las obsidianas se utilizarían para el rito donde faycanes o fayzagues establecían la condición de nobles o villanos según sus actos. ¿Entonces tenemos que entender que toda la obsidiana encontrada en tantos y tantos yacimientos de Gran Canaria son el testimonio de las peluquerías “hipster” indígenas? (¡Qué no se enfaden los hipster!)

Hipster, aborigen, El Hierro
No sólo en Gran Canaria había aborígenes barbudos. En El Hierro también tuvimos algún “hipster” antiguo

Siguiendo entonces con esta idea, las minas de obsidiana de Hogarzales (La Aldea de San Nicolás) sería el lugar que proporcionaría el material para tan nobles cortes de pelo ¡Pues mira que tuvieron que cortar pelo entonces! ¡Llámennos locos! ¿Pero si esta piedra tan apreciada sirviera para otra cosa? Digamos ¿para cortar? A lo mejor ni todo ni todos la tendrían… no lo sabemos (todavía) pero sólo los datos podrán traer un poco de luz… ¡Nadie dijo que el camino del Tao fuera fácil!

¿Resumiendo?

Cara de asombro
¡ A ver, a ver! ¿Que dijiste? ¿subordinación qué?

La Arqueología es capaz de articular una narrativa coherente sin que tenga que pasar por el filtro documental de forma obligatorio; así es difícil ver, un artículo que no termine justificando los resultados o la propia interpretación del registro a partir de una cita de las fuentes etnohistóricas o dándole unas vueltas de tuercas a aquellas a la luz de nuevos datos. En todo caso deberían ser complementarias. Sin embargo, existe, pues, una subordinación doble: buscar en los restos materiales la confirmación de lo observado o interpretado en las fuentes escritas, o bien dar contenido a los hallazgos arqueológicos a través de los acontecimientos transmitidos en los textos.

¡Así qué ojito con lo que se lee que ni todo es verdad, ni todo valido!… sino díganselo a Platón, que todavía hay gente buscando por ahí la Atlántida! ¡Se tiene que estar partiendo de risa!

 

Para leer más o para que si quieres compruebes de donde sacamos los datos:

Cuatro cosas que deberías saber de la Arqueología de Gran Canaria

Gran Canaria recibe 3.700.000 turistas al año ¡tampoco nos hemos parado a contarlos! ¡No va por ahí! Nuestras playas, el buen clima, la gastronomía han sido tradicionalmente el mayor reclamo. Sin embargo, en los últimos años la Arqueología de Gran Canaria se ha incorporado como oferta complementaria al turismo de “sol y playa”. Quizás esta isla sea la que más ha avanzado en ese sentido. Un ejemplo sería la web del Patronato de Turismo de Gran Canaria donde se presentan diferentes yacimientos de la Isla.

Sin embargo el turista que nos visita, si bien tiene una largo listado de yacimientos arqueológicos para visitar, NO conoce nuestro pasado. Sea un visitante nacional o extranjero desconocen enormemente la Historia y la Arqueología de Gran Canaria.

La experiencia proporcionada a través de la gestión del yacimiento arqueológico de La Fortaleza, nos permite reflexionar sobre lo que más sorprende y llama la atención a los turistas e isleños.

La Fortaleza, Turistas, Gran Canaria
Turistas visitan La Fortaleza ¿Qué idea se llevarían de la Arqueología de Gran Canaria?

Te presentamos uno de esos listados chorras, en este caso cuatro (¡podrían haber sido 666 pero quedaba raro en el título!) ideas o conceptos que todo visitante, debería aprender y llevarse como recuerdo, además de la consabida botella de ron miel y bote de mojo canario:

¿De dónde vinieron?

¡La pregunta del millón! El Norte de África aparece en todas las quinielas como el lugar de procedencia de estas poblaciones, ¡No, aquí no llegaron los vikingos como algunos han dicho! Sin embargo, no podemos concretar mucho más. Algunos investigadores, como J.J. Jiménez  ponen el posible origen de la  población de Gran Canaria en la zona del Atlas marroquí correspondiéndose con la zona de la Mauritania Tingitana. Otra cosa es cuando llegaron, cómo  y por qué…¡Pufff!

Vikingos, Gran Canaria, Arqueología
¡Molaría que Ragnar Lodbrok hubiese estado en Gran Canaria!           Nuestro gozo en un pozo… ¡No se si cogen la ironía!

Varias teorías, tantas o más hipótesis, tienen algo en común. Ningún dato que soporte de forma concluyente la ocupación y colonización no sólo de Gran Canaria, sino de toda Canarias. Descartados ya los Vikingos (¡Por mucho rubio que haya!), las teorías que se manejan hablan de fenicios, romanos y cartagineses, además de la propia iniciativa de estos pueblos norteafricanos.

¿Y esto de cuándo es?

Los turistas que nos visitan, sobre todo los europeos, está acostumbrados a unos tiempos comunes y conocidos en cuanto a la Prehistoria y la Arqueología de sus lugares de origen. Todos pueden saber de forma rápida que puede ser la edad de los metales, el mundo romano, la alta edad media o el mundo árabe en la Península Ibérica.

Pero claro, ¡Gran Canaria is diferent! Bueno, toda Canarias. Nuestra Prehistoria, nuestra Arqueología comienza, casi, con el cambio de era. Las dataciones más antiguas para Gran Canaria son del siglo I d.C., es decir, nos topamos con el mundo romano en todo su esplendor…. y termina con los Reyes Católicos en el trono de Castilla y Aragón. Por lo que no existe una cronología homóloga a la que existe en tierras continentales. Así que de momento seguimos teniendo una Prehistoria plana, paradójicamente sin un tiempo definido. Si bien cada vez hay más dataciones, algunas antiguas, que permiten ir rellenando este rompecabezas arqueológico.

¿Entonces toda la población aborigen murió?

¡Qué va! ¿Quién dijo eso? Eso de  que  la “Raza que acabó en la Historia para para vivir en la Leyenda” es una canción y poco más. Además el concepto de raza está hoy más que desfasado. Se saben por varios estudios genéticos que al menos 30% es descendiente vía materna de alguna mujer indígena canaria. Incluso este porcentaje se dobla en algunas islas como en la Gomera.

Además, no sólo nos queda su carga genética, sino deportes y juegos, topónimos, nos queda el gofio, así como sus nombres, que incluso se han extendido fuera de Canarias. De hecho puedes saber cuántos nombres y apellidos hay en España de procedencia aborigen. ¡El buscador del INE te lo chiva todo!

Necrópolis, Gran Canaria, Arqueologia
Necrópolis colonial (¿esclavos?) de Finca Clavijo donde se encuentran las restos de una mujer descendiente de aborígenes canarios

Además, muchos aborígenes se integraron en la nueva sociedad colonial Gran Canaria: Fernando Guanarteme, Catalina de Guzmán, Pedro Maninidra, Juan Grande, etc. ¡Y No debemos olvidar a los olvidados! A muchísimos aborígenes, sin nombre, que sobrevivieron como pastores y campesinos en esos nuevos tiempos.

 

¿Y no tenían metales?

Cuevas, yacimientos arqueológico, Gran Canaria
Yacimiento arqueológico de Rosiana. Un trabajo                descomunal para labrar estas cuevas

No, no tenían. Lo siguiente es una cara de incredulidad cuando le explicas eso y ven las cuevas labradas de Rosiana o Cuatro Puertas. O cuando ven el trabajo de encaje perfecto de las estructuras de la Fortaleza   Grande. Pues no, nada de metales. ¡Sólo madera y piedra, sólo pericia y trabajo!

El aislamiento insular, tras su llegada del Norte de África, donde conocían los metales, conllevó una adaptación al medio.  Así cambiaron el metal por piedras. Destacando, por ejemplo, la construcción de verdaderas minas para la obtención de obsidiana, un vidrio volcánico muy valorado por los indígenas canarios.

Con estas cuatro ideas quizás el Patrimonio Arqueológico canario se aprecie de otra forma. No sólo el de Gran Canaria. Sino todas y cada una de las islas de este Archipiélago. Si bien cada Arqueología insular es hija de su padre y su madre, de alguna forma todas son primas hermanas. Quedan muchas más cosas en el tintero para explicar y apreciar la Prehistoria de Gran Canaria. Su complejidad social, la construcción y uso de sus graneros, el control del tiempo y el calendario…¡Creo que hay material para otro post!

Dos ídolos, un secuestro y una de dinamita en el yacimiento de La Fortaleza

No, no es una peli, ni una novela negra, eso se lo dejamos a Alexis Ravelo, al que habrá que preguntarle, algún día, porque ubicó a La Fortaleza en una de sus novelas. Nos referimos a cómo se obtuvieron algunos de los ídolos más conocidos de este yacimiento.

Pocos datos conocemos de cómo aparecieron estos ídolos. Sin embargo, hay dos historias cuanto menos curiosas, ¡por no decir tristes!, de la manera en que se descubrieron aquellos en La Fortaleza. No queremos entrar en el significado o cronología de estas figurillas. Nos centraremos en cómo fueron obtenidas.

La caída de los ídolos:

Una de las mayores colecciones de ídolos aparecidos en el yacimiento de La Fortaleza se ubica en la Fundación Museo Castillo de La Fortaleza El Hao (Santa Lucía de Tirajana). Esta dispone de una colección no sólo de elementos “recuperados” (¡Un eufemismo!) de este lugar, sino de muchos otros del ámbito insular, aunque la mayoría constreñidos a la Arqueología del Sureste de Gran Canaria.

Dos de los ídolos más famosos del yacimiento arqueológico de La Fortaleza sufrieron algún tipo de estrés traumático en el momento de su recuperación. Uno podríamos clasificarlo de Síndrome de Estocolmo y otro, Neurosis de Guerra… ¿Qué por qué decimos esto? Aquí viene la explicación.

De Gran Canaria a París:

Idolo encontrado en La Fortaleza por R. Verneau. Hoy desaparecido
Ídolo encontrado en La Fortaleza por R. Verneau. Hoy desaparecido

El primero de los ídolos conocidos se lo debemos a R. Verneau, quién lo encontró en el fondo de una cueva cercana al almogaren próximo a la cima (según sus palabras) a finales del siglo XIX. Pues este ídolo realizó un largo viaje desde Gran Canaria a Francia. En El Museo Canario acabó una copia del mismo (Hoy se expone también una replica en el Museo Arqueológico Nacional). Pero el original quedó para siempre en Francia ¡Vive la France! Bueno corregimos, no sería el Síndrome de Estocolmo, sino el de París… ¡tiene más glamour!

Rescates explosivos:

El siguiente trauma es más violento, más visceral, y si se quiere más nuestro. Como

La Fortaleza, Gran Canaria
Ídolo rescatado de una maligna cueva en La                Fortaleza (Santa Lucía, Gran Canaria)

si de un soldado se tratará, uno de los ídolos depositados en el museo Sánchez Araña fue “rescatado” (malditos eufemismos) de las violentas garras de una cueva en 1964, donde se encontraba depositado, a dinamitazo limpio ¡Sí, con dinamita! Ya que la cueva en si no era accesible.

Cómo tuvieron que retumbar esos riscos! Aunque no nos lo creamos, el uso de la dinamita era frecuente, y no solamente en la Arqueología de Gran Canaria.

Las últimas excavaciones arqueológicas han permitido obtener los restos de tres ídolos más, lo que hacen un total de diez las figurillas conocidas para el yacimiento de La Fortaleza. Alguno de ellos con pinturas que decoraban (¿a forma de ropajes o decoraciones corporales?) la mayor parte de la pieza recuperada.

 

Ídolo decorado, La Fortaleza
Ídolo decorado, La Fortaleza

Ídolo decorado La Fortaleza

 

Desgraciadamente estos ídolos se encontraron superficialmente y sin un contexto arqueológico que permita vislumbrar su funcionalidad y mucho menos su cronología.

Esperamos que el resto de materiales arqueológicos recuperados con una metodología arqueológica permitan no explicar el yacimiento de  La Fortaleza, sino también los propios ídolos expoliados (¡Uy lo que ha dicho!) no sólo de este lugar, sino de otros contextos de Gran Canaria.

Y por cierto, ahora no hay que llevárselo a ninguna parte, las tecnología permite que cada uno lo tenga en su casa… si no échale un vistazo al 3D de este ídolo que apareció en la excavación del 2015.