¿Patrimonio Arqueológico y turismo? Parte I

El día 27 de septiembre fue el Día Internacional del Turismo ¿Alguien lo celebró? Creemos que poquita gente ¿Alguien se paró a pensar qué significaba? Menos todavía ¿Y desde el mundo del Patrimonio Arqueológico? Pues va a ser que no ¿Y esto por qué? Pues muy sencillo; las administraciones públicas por un lado y los gestores de ese Patrimonio Arqueológico no quieren, no saben o no pueden incorporar este Patrimonio en el mercado turístico. Así de brutal ¿A qué duele? ¡Ahora toca justificarlo! Y con datos…

Felicidad, Turismo Gran Canaria
¡Día Internacional de Turismo! ¡Qué regocijo!

¿Más es mejor?

Gran Canaria ha aumentado el número anual a algo más de 3.700.000 turistas ¡Y eso está bien! En teoría eso significa más trabajo y que la riqueza llegue a más gentes y lugares ¡Pues parece qué no! Aunque éste no es el tema, queremos apuntarlo, es una realidad que afecta de igual forma a la gestión del Patrimonio Arqueológico y a su papel dentro del mercado turístico.

Pues bueno, de esos 3.700.000 visitantes ¿cuántos visitan nuestros museos? ¿En concreto los museos y centros de interpretación vinculados a la Arqueología? Contabilizando los diferentes centros existentes (La Cueva Pintada, Gáldar; Centro de Interpretación del Maipez, Agaete;  Cenobio de Valerón, Santa María de Guía; Cañada de los Gatos, Mogán; Arteara, San Bartolomé de Tirajana; Bentayga, Tejeda; Las Palmas de Gran Canaria; La Fortaleza, Santa Lucía de Tirajana) e incluyendo la población residente en Gran Canaria apenas se llega a un 4% de esos 3.700.000 de guiris y chonis que nos visitan actualmente. ¿Piensas qué está bien? ¿Qué es mucho? Pues no.

Patrimonio Arqueológico, Turismo
¡Tampoco se trata de esto!

¿Cuáles son los problemas y dificultades que encuentran los recursos arqueológicos para su conversión en un producto turístico ¿Un culpable? No, ninguno. Sólo la forma en que enfocamos la gestión.

Datos para entender al guiri:

¿Qué busca el turista que nos visita? Pues lo de siempre y que no suele fallar, Sol y buen clima. Básicamente, vienen a descongelarse… Centroeuropa y en el norte de Europa se pasa muy malamente en invierno. Así, que vienen a Gran Canaria a tirarse en la arena imitando a nuestros lagartos cluecos ¿Pero buscaran algo más? Sí, claro, según las estadísticas del Patronato de Turismo de Gran Canaria, buscan conocer Paisajes y  lugares nuevos; son algunas de las motivaciones que hacen nuestra isla. Siendo el Paisaje insular una de las variables que de forma continuada está presente en las estadísticas de los últimos cinco años como motivación para la elección. Aunque esta motivación sólo fue valorada como positiva en el año 2011 tras la visita de los turistas ¿Y en adelante? ¿Qué pasó?

Entonces, al menos hay un interés por nuestra geografía. Las estadísticas del gobierno de Canarias así también lo avalan. Si sumamos los diferentes intereses dentro de los cuales podrían incluirse los distintos yacimientos y centros arqueológicos tendríamos, al menos, los interesados por el turismo activo (3,6%), visitar nuevos lugares (12,7%) y la oferta cultural (2,1%). Lo que suma un total de unos 18.4% de turista potencialmente interesados en visitar nuestros yacimientos. Es decir, y haciendo las cuentas de la vieja, los yacimientos arqueológicos serían visitados por unos 400.000 personas al año ¡Ante esto uno sólo puede reírse cuando conocemos la realidad! ¡No habría yacimiento para tanta gente!

¿Más datos de interés? Creemos que sí: su edad. A nadie que se haya fijado en nuestros visitantes y turistas internacionales vemos que son algo más que maduritos. Y si vemos a los cruceristas ya entramos en otra escala. De hecho, más del 50% de los visitantes de nuestra isla tienen más de 46 años, aunque también depende de la nacionalidad. Y si bien es verdad que muchos están más cerca del Valhalla que de sus años mozos, quién no ha escuchado la frase de ¡Los guiris llegan a todas partes! Y damos fe. Sin embargo, una parte tiene cierta movilidad reducida y es real. ¡Yacimientos cómo La Fortaleza (aunque en breve se mejorará) o el Bentayga pueden ser la perdición de más de una cadera nórdica!

Un poco más del 60% de los visitantes viene ya con su paquete turístico cerrado (viaje, alojamiento, comidas, etc.). Quedando sólo un tercio del gasto en la isla, el resto en el país de origen, subiendo, además, a casi un 28% los paquetes de todo incluido ¡Venir a Gran Canaria para no salir de la piscina! ¡Qué penita!

¿y si ponemos un campo de golf en cada yacimiento?

Los turistas buscan productos turísticos no destinos, ¿La gente va a Grecia por visitar es ese país o por qué quiere vivir la experiencia de conocer y estar en el Partenón? Sabemos que eso es muy de difícil de lograr para Gran Canaria. Y tampoco hace falta. Nos conformaríamos con que el Patrimonio Histórico y Arqueológico fuera una oferta complementaria real al turista que nos visita.

Patrimonio Arqueológico, Turismo
Turistas felices y contentos. Nótese la masificación brutal que sufre el campo

Para ello la administración debe creer en esta idea, apoyándola y buscando estrategias de mercantilización de dichos servicios. Creo que si nos equipararan a los campos de golf tendríamos de sobra. Solo hay que visitar las web del Patronato de Turismo de Gran Canaria o de la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias para ver como se destaca esta actividad. Deberíamos creer, entonces, que el turista que viene le interesa jugar al golf y tener los servicios adicionales que estos campos suelen prestar. Según las propias estadísticas entre un 0,5% de los visitantes están interesados en este deporte, siendo además el que se lleva las peores críticas en las encuestas realizadas tras las visitas.

Conclusión: ¿Qué estamos haciendo mal?

 

De fetiches, pastiches y el Nexus 6 en la Arqueología de Gran Canaria

Hay elementos de la Arqueología de Gran Canaria que se han transformado en iconos de ese Pasado: Pintaderas, ídolos o momias son un ejemplo de estos fetiches.  ¡Y seguro que no tenemos que convencerte!

Esta adoración “cuasi religiosa”, que se siente por dichos elementos ha sido la inspiración de más de un artista canario. Así en muchos de estos objetos, reconocidos como icónicos, se reconoce representada, aún siendo una parte, la totalidad de extinta cultura aborigen.

Poniéndonos densos

Esta representación la tenemos en las arpilleras de Manolo Millares, inspiradas en las momias; las pintaderas en la obra de Néstor Martín-Fernández de la Torre o los ídolos en las pinturas del gáldense Antonio Padrón.

Arte Arqueología Canaria, Gran Canaria, Fetiche
“Cuadro nº 48” (1957) de Manolo Millares e “Ídolos Guanches” (1967) de Antonio Padrón

Estas obras, trascienden el significado de las piezas arqueológicas de forma que los diferentes autores las contextualizan dentro de un ámbito diferente y contemporáneo, creando nuevos significados que van más allá de los meramente históricos (¡Léelo otro vez, porque es un poco espeso!).

Esos iconos, han ido más allá de su aparición en obras de arte, también han invadido nuestra cotidianidad: tatuajes, fachadas de casas, parterres, ropa, galletas, llaveros, pendientes, pegatinas, chocolate,…  ¡y más! ¿Y eso está bien? Está bien desde luego, significa una identificación de mucha gente con el pasado aborigen. Sin embargo, si les preguntamos a esas personas ¿Sabrían decirnos para que servían? ¿Dónde se han encontrado?

Arqueología Canaria, Gran Canaria, La Fortaleza
De la Arqueología Canaria a la Arqueología comestible… ¡somos unos postmodernos”

O yendo más allá, ¿Cómo era la sociedad que las generó? Posiblemente, muchos dirían que es de los Guanches y más anchos que Pancho… y es que posiblemente el uso y abuso, en este caso, de las pintaderas, puede conllevar el vaciado de significado, quedándonos solamente con sus valores estéticos ¡Porque bonitas son un rato! ¡A ver quién dice que no! ¡Y comestibles más aún!

A la hoguera con el arqueólogo:

¿Algún culpable en la sala? Pues sí; los profesionales de la Arqueología. O Quizás, en la actualidad, no tanto los profesionales actuales de este gremio, sino los padres de la Arqueología en Gran Canaria. ¿Por qué? La disciplina arqueológica, nace en esta isla con El Museo Canario (¡por poner un hito!) y casualidad de las casualidades muchos eran médicos ¿Y a qué se dedicaron a buscar esos médicos? Cráneos. Ya no el cuerpo entero ¿Para qué? Sólo cráneos. Si no, visita la sala Verneau de El Museo Canario, está tal y como la crearon…  ¡es como estar en Holocausto Caníbal, pero sin empalamientos! ¡Bueno! ¿Pero a quién no le gusta esa sala?

Sala Verneau, El Museo Canario, Arqueología Canaria, Gran Canaria
Sala Verneau… Una orgía de cráneos… ¡pero hay que reconocer que nos mola!

Además, coincide esta época y las posteriores con la búsqueda de las diferentes razas, aquellos que buscaban mediterránoides y cromañoides. ¿Te acuerdas? Pero no sólo por cráneos se desvivían… pintaderas e ídolos entraron en el museo en esta época ¡Bueno! Y alguno que fue de estranjis a Francia… que se lo pregunten al amigo Verneau…

¡Y de esos polvos estos lodos!. No sabríamos explicar como del interés científico y académico en la Arqueología Canaria se traspaso al resto de la sociedad, para que todo el mundo quiera tener un cráneo o un ídolo en encima del televisor ¡Aunque hoy en día o lo pegas con silicona o no va! ¡Son tan finitas! ¡Qué ni el paño de encaje de la abuela se mantiene!

Posiblemente, la visibilización y preocupación solo por esta parte del Patrimonio de la Arqueología de Gran Canaria fue la que convirtiera estos objetos arqueológicos en iconos y en fetiches buscados por todos, dando paso al nacimiento del expoliador.

Del fetiche al pastiche:

Este coleccionismo inicial de los primera Arqueología Canaria dio como lugar la sobrerrepresentación y valoración de unos elementos frente a otros. ¡Pero el desaguisado no paró ahí!. La Arqueología vio nacer a otros personajes, algunos puros expoliadores, otros camuflados de “canariólogos” y pillalotodos que a partir de cuatro lecturas y la connivencia de la administraciones de la época hicieron sus colecciones privadas.

Un caso diferente fue el del párroco teldense Pedro Hernández Benítez. Este era comisario local de Telde y ayudó al Comisario provincial Jiménez Sánchez en varios trabajos y publicaciones. Éste fue destituido a principio de los años 50 de su cargo por su afán coleccionista ¿Las manos demasiado largas?

Arqueología Canaria, Padre Baez Gran Canaria
Personaje que no merece ser nombrado. Podríamos intentar hacer un chiste pero no tendría ninguna gracia.

¿Y si revisamos la cabeza de cierto cura de boina amarilla que no dice más que disparates sobre nuestra Arqueología? Esa es otra forma de pastiche

Esas colecciones dieron lugar a “museos” donde el  pastiche, la mezcla indiscriminada de restos arqueológicos era costumbre. La máxima era “entre más mejor”. Un ejemplo de estos sería la Fundación Museo Castillo de La Fortaleza El Hao. La exposición parece nacida en el siglo XIX, sin embargo se inició a mediados del siglo pasado. Cuerpos con más de dos piernas, retazos de varias esteras de junco para  componer un bolso, “pinchos morunos” de huesos…

Cada expolio, un Nexus 6 que muere

Afortunadamente, todo esto se empieza a superar y tales esperpentos entran en la fase final de su existencia. Sin embargo, la Arqueología debe hacer todavía mucha pedagogía explicando que los bienes arqueológicos pertenecen a algo mayor, intangible e inabarcable. Llamémoslo Patrimonio Cultural, Paisaje o Identidad. Sino seguiremos apareciendo expoliadores.

Y esto no se puede robar, ¡y no nos lo pueden robar! Cada expolio, cada material perdido es un trocito de nuestro pasado, de nuestra identidad que desaparece. No podemos permitir que esto ocurra, sino tendremos que hacer nuestras las palabras del Nexus 6 de Blade Runner: “todos estos momentos se perderán,…se irán como lágrimas en la lluvia”.

¡Y ahora a comerme una pintadera de chocolate de las de Neketan que tan ricas que están!