La Arqueología funeraria en Gran Canaria. Parte I

 

La Arqueología funeraria es uno de los elementos que más atención ha acaparado dentro y fuera de la investigación arqueológica canaria. Como ejemplo de ese interés fue la presentación, esta semana, en El Museo Canario de un proyecto donde se estudiarán varias momias, así como la digitalización de aquellas a través de técnicas fotogramétricas. El número de periodistas que acudieron y su repercusión mediática fue enorme ¡Vale! Es verano y se buscan temas más ligeritos… estamos de acuerdo. Pero el interés, icónico en algunos casos, que tienen las momias, y por extensión el mundo funerario nadie lo puede discutir.

Sin embargo, ese interés suscitado no ha ido paralelo a la realización de proyectos de investigación que tomen la Arqueología funeraria de Gran Canaria desde un punto de vista integral. Por otro lado, en los últimos años se han realizado varias excavaciones arqueológicas, vinculadas a diferentes razones patrimoniales, obteniendo diferentes datos que han mejorado el panorama de la Arqueología Canaria en cuento al conocimiento de esta manifestación. Algunos ejemplos son las excavaciones de la Necrópolis de Maspalomas y Arteara (San Bartolomé de Tirajana); Necrópolis de Juan Primo (Gáldar); Necrópolis del Cabezo (Firgas), Maipés y Antigafo (Agaete), etc.

Enterramiento Firgas Gran Canaria
Enterramiento en un solapón               ¿ Y La cabeza?

De todo este conjunto de datos surgen viejas preguntas ¿Enterramientos colectivos vs enterramientos individuales? ¿Cuevas vs túmulos? ¿Diferencias sociales entre unos y otros enterramientos? ¿Momias? ¿Cuál es el enterramiento más antiguo? ¿Está la práctica funeraria estandarizada? Muchas preguntas. Intentaremos presentar un ligero esbozo de las últimos datos que la Arqueología Canaria está manejando para el mundo funerario en la de Gran Canaria, y de paso, hablaremos un poquito, de lo que sabemos para La Fortaleza.

“Enterramientos” en Gran Canaria:

Algunas teorías bioantropológicas y arqueológicas establecieron la existencia de dos razas para Gran Canaria. Una raza de gente guapa, rubitos y altos, estilizados ellos, y muy listos, y otros brutitos, bajos y malencarados y con menos luces. Estas dos razas vivían en Gran Canaria de forma diferenciada, unos en la costa, lo mediterranoides, que vivían en casas construidas de piedra, y por otro los brutitos cromañoides, que vivían en el interior de la isla en cuevas.

Mediterranoide Cromañoide Gran Canaria Arqueología Canaria
Tipico mediterránoide frente a un cromañoide ¿Quién no quiere ser un mediterranoide de esos?

Esta misma división se creó para la Arqueología funeraria. Así, los mediterranoides enterraban a sus difuntos en túmulos, mientras que los grupos del interior lo hacían en cuevas. ¡Y hasta ahí todo clarito! ¿Para qué lo íbamos a complicar?

Pues hoy sabemos que esas teorías raciales no son ciertas, no solamente a niveles bioantropológicos sino culturales. Así, la Arqueología de la isla de Gran Canaria es una sola; se corresponde con una sola etnia, no pudiendo diferenciarse entre grupos raciales y culturales diferentes.

¿y entonces por qué esa diferencia en el mundo funerario? Algunas fuentes etnohistóricas hablan que los túmulos eran las sepulturas para los miembros de la clases privilegiadas. Y cuando hablamos de esto, de forma involuntaria nos viene a la mente el gran túmulo de La Guancha, que según la tradición era el lugar donde estaba enterrada la familia de los guanartemes de Gáldar. No sabemos si los guanartemes, pero si es verdad que los diferentes estudios bioantropológicos y funerarios perciben que el grupo humano enterrado allí es diferente. Así, por ejemplo, el 75 % de los enterrados son hombres ¿Qué pasaba con las mujeres? ¿No morían? ¿O había un acceso diferencial a según qué enterramientos?

Las fosas se suman al registro de tumbas conocidas. Este sería, si nos ceñimos a la terminología, el único tipo de enterramiento. Ya que en el restos de tipologías funerarias, el cuerpo se deposita o en una cista o en una cueva, sin ninguna tierra que lo cubra.

Fosas, Arqueología, Gran Canaria, Arqueología Canaria
Necrópolis de Juan Primo (Gáldar) compuestas por fosas

La fosas no son otra cosa que una simple agujero en el suelo, poco más menos del tamaño de una persona sobre la que se deposita el cadáver. Estas fosas como las otras tumbas suelen abrirse y reutilizarse. Además, comparten los mismos escenarios que los túmulos/cistas. Entonces, ¿a qué se debe tal diferencia?

La Fortaleza:

En cuanto a los trabajos arqueológicos en La Fortaleza se han concentrado, de momento, en el poblado ubicado en la ladera oeste, como en la cima de La Fortaleza Grande. Sin embargo, las limpiezas iniciales del yacimiento así como las visitas de antropólogos y eruditos locales, nos han dado una pista de los posibles restos existentes en la zona.

Cuevas:

Se han documentado varias cuevas con restos humanos ¡Todas expoliadas y saqueadas! Creemos que en algunas de estas cuevas pudieron existir varios cuerpos (¡creemos que algunos parcialmente momificados!) si tenemos en cuenta restos de materiales que quedaron pertenecientes a la posibles mortajas.

Arqueología, Gran Canaria, expolio, Arqueología Canaria, La Fortaleza
Cueva funeraria en La Fortaleza ¡Cuando uno ve esto dan ganas de llorar!

La Fortaleza Grande también contuvo restos funerarios tal y como describe Grau Bassas. Este dato nos llama la atención ya que la cima la interpretamos como un posible almogaren. Por lo que esos huesos, posiblemente, tuvieron algo de especial, algo que los hacía distintos. De hecho en algunas zonas del Atlas, hay unas zonas especiales que llaman almoggar, ubicados sobre montañas, donde se enterraban los huesos de una persona considerada santa. Este lugar recibe peregrinaciones anuales haciéndose diferentes comidas en su honor… ¡No hay que pensar mucho! ¿verdad?

También fueron recuperados restos óseos por Sánchez Araña en la década de los sesenta en la propia subida a la cima de La Fortaleza, creemos, que jalonando el camino de ascensión a la cima de La Fortaleza. Lo que da más peso a la idea del propio Grau Bassas de que la subida, las paredes y el camino son también parte del almogaren.

Cráneo arqueológico, Gran Canaria, Arqueología Canaria
Cráneo procedente de La Fortaleza Grande

Túmulos:

Túmulo funerario, La Fortaleza, Arqueología Canaria, Gran Canaria
¿Túmulos funerarios en La Fortaleza?

Más complicado es aseverar en el momento actual de los trabajos, la existencia de túmulos en La Fortaleza. Los trabajos de limpieza llevados a cabo permitieron recuperar varias estructuras que parecen túmulos funerarios. Cuadrados y circulares,  con gran gran cantidad de piedras de color rojo en su superficie tal y como cita R. Verneau para otras Necrópolis del Maipés de Agaete. 

De igual forma, morfológicamente no tienen nada que ver a los majanos de limpieza que hay en los alrededores, a lo que debemos sumar la falta de piedras con marcas de arado. Lo que nos permite ubicar la colocación de las piedras en momentos previos a la utilización de arados con vertedera de metal en la zona. Sin embargo, cabe la posibilidad de que sea algún tipo monumentos funerarios tal y como se han documentado en otros espacios cementeriales (Necrópolis de las Crucesitas, Mogán), pero esto solo se sabrá con la realización de excavaciones arqueológicas. O, quizás, tanto solo estamos antes un majano diferente.

Hasta aquí llegamos, este tema da para mucho,… ¡ya vamos craneando para el siguiente post!

 

Para saber un poquito más…

Verónica Alberto Barroso, Teresa Delgado Darías, Javier Velasco Vázquez, Jonathan Santana Cabrera, 2013-2014: En la ambigüedad de tu piel. Sobre momias y tumbas, revista Tabona: Revista de prehistoria y de arqueología, Nº. 20, 2013-2014, págs. 33-60.

Ahmed Sabir, 2001: Las Canarias Preeuropeas y el Norte de Africa. El ejemplo de Marruecos. Rabat.

Javier Velasco Vázquez, 2006: Los otros. El lugar de los muertos en la prehistoria de Canarias El Pajar: Cuaderno de Etnografía Canaria, Nº. 21, 2006 (Ejemplar dedicado a: Paisajes arqueológicos versus escenarios sociales en la Canarias preeuropeas), págs. 88-106

Arqueología Canaria y Fuentes Etnohistóricas ¿Una relación de amor-odio?

Ya comentamos en el anterior post lo diferente que es la Arqueología Canaria. Uno de esos elementos diferenciales es la existencia de diferentes Fuentes Etnohistóricastextos escritos en el mismo momento de la conquista, o momentos posteriores, donde se describen los usos y costumbres de los aborígenes de las diferentes islas. Estos documentos permiten complementar y corroborar los datos arqueológicos, en otras, en cambio, la Arqueología niega lo dicho por esas mismas fuentes.

Poniendo orden

Portada del trabajo de Sergio Baucells
Portada del trabajo de Sergio Baucells

Sería Celso Martín de Guzmán el primero que las intentaría sistematizar las mismas. A este le siguieron otros autores. Aunque quizás el documento más completo en cuanto a estas fuentes y sobre todo por el trabajo de análisis ejercido es el trabajo de Sergio Baucells. ¿Por qué es el más completo? Básicamente porque nos dio un número. El 73. Este es el número de documentos y textos escritos que desde momentos previos a la conquista de Canarias hasta el siglo XVII hacen mención en alguna característica, datos o elemento al mundo indígena.

Este autor las califica en dos. Por un lado las fuentes narrativas Históricas, es decir las que son contemporáneas a los propios acontecimientos que relatan y las historiográficas. Estas

Portada de Le Canarien ¡No entendemos como no se hundieron por el camino! ¡En el barco no cabía nadie más!
Página de Le Canarien. Lo que no       entendemos como no se quedaron    por el camino ¡No cabía nadie más     en el barco!

últimas serían las primeras en intentar trazar un discurso histórico. Así, el Le Canarien, La Ovetense o Palencia son obras históricas y contemporáneas a los hechos que describían. Mientras que las obras de Abreu Galindo Torriani son historiográficas, ya que intentan realizar una Historia General de las islas basándose en datos y documentos recopilados por ellos mismos.

Pero además tenemos un mapa perfecto de quién copia, quién lee a quién, quién pudo conocer los datos de primera mano…, en definitiva, realiza una genealogía de las Fuentes Etnohistóricas de Canarias. Y esto facilita mucho su uso. Y nos previene también de cometer errores cuando queramos utilizar aquellas para explicar y entender las   sociedades indígenas canarias.

Sin embargo, estas fuentes han generado algunas propuestas que sin crítica alguna toman a pies juntillas lo dicho por dichos textos. Ese uso y abuso de estas fuentes ha generado a nuestro juicio un anquilosamiento de las propias interpretaciones ¡Total! ¿Para qué necesitamos excavar y analizar los materiales arqueológicos si ya en las fuentes etnohistóricas tenemos la respuesta? Podemos resumir estos problemas en tres de forma genérica:

Todo cambia decía el filosofo ¿o no?

La utilización de las fuentes etnohistóricas para la explicación de las diferentes sociedades indígenas ha generado en múltiples ocasiones una Historia plana. Es decir, una Historia donde el tiempo se oculta, no existe. Y no por la falta de dataciones, sino por la negación del cambio en sí. Un ejemplo es la descripciones que estas fuentes dieron de los diversos rituales y lugares rituales (almogarenes, refugios-santuarios, etc.) ¿Tenemos que pensar que lo descrito para el siglo XIV-XVI es válido para el siglo X? ¿Y para el siglo V? ¿No sería como si intentáramos explicar los procesos sociales y económicos del siglo XVIII a través de la revista HOLA? Y aún así estaría más cercana en el tiempo.

Candiles, Etnohistoria
¿Qué hacemos con Candiles? ¿Es menos importante por no aparecer en la documentación etnohistórica?

¿Tenemos que pensar que según esas fuentes que los lugares rituales son sólo los nombrados? ¿Y que pasa entonces con aquellos lugares que los trabajos arqueológicos vinculan como posibles lugares rituales? ¿Qué pasa con la Cueva de Los Candiles? ¿Qué pasa con el Bentayga? ¿Y cómo articulamos unos lugares que parecen vinculados con los ciclos agrarios con signos vinculados a la fertilidad como son los triángulos púbicos (¡diga lo que diga el padre Baez!) a la importancia ritual que tiene la ganadería y los ganados en el mundo aborigen de Gran Canaria? ¿No explicamos eso? ¿Se produjo un cambio? ¿O fue siempre así?

¡Más falso que un duro de madera!

Un claro ejemplo de datos erróneos encontrados en las fuentes etnohistóricas es la afirmación tajante de Abreu Galindo de que la Higuera fue introducida por los mallorquines y tenida por cierta. Sin embargo, la arqueología y la datación radiocarbónica de esos contextos arqueológicos ha permitido datar semillas de higo en el siglo IV d.C. en el yacimiento de La Cerera (Arucas). Otro ejemplo sería el Acta Zumeta. Este documento da testimonio del vasallaje de todos los poblados de Gran Canaria a Diego de Herrera, a través de diez “embajadores” indígenas, lo que sirvió a algunos autores para proponer la existencia previa a la llegada castellana de varios cantones. Hoy en día se da por falsa dicha historia, como la de Atlántida. ¡Pero ya saltará alguien diciendo que no, que estamos equivocados que la Atlántida existió!

Atlántida, Platón, Canarias
La Atlántida de Platón en Canarias…. ¡Espera que me entra la risa!

¡Criticar no es lo mismo que ser un criticón!

Una de las bases de la Arqueología es la crítica del dato ¡Venga de donde venga! Y a veces se ha faltado a esa idea. Un ejemplo es cuando se habla de que las obsidianas se utilizarían para el rito donde faycanes o fayzagues establecían la condición de nobles o villanos según sus actos. ¿Entonces tenemos que entender que toda la obsidiana encontrada en tantos y tantos yacimientos de Gran Canaria son el testimonio de las peluquerías “hipster” indígenas? (¡Qué no se enfaden los hipster!)

Hipster, aborigen, El Hierro
No sólo en Gran Canaria había aborígenes barbudos. En El Hierro también tuvimos algún “hipster” antiguo

Siguiendo entonces con esta idea, las minas de obsidiana de Hogarzales (La Aldea de San Nicolás) sería el lugar que proporcionaría el material para tan nobles cortes de pelo ¡Pues mira que tuvieron que cortar pelo entonces! ¡Llámennos locos! ¿Pero si esta piedra tan apreciada sirviera para otra cosa? Digamos ¿para cortar? A lo mejor ni todo ni todos la tendrían… no lo sabemos (todavía) pero sólo los datos podrán traer un poco de luz… ¡Nadie dijo que el camino del Tao fuera fácil!

¿Resumiendo?

Cara de asombro
¡ A ver, a ver! ¿Que dijiste? ¿subordinación qué?

La Arqueología es capaz de articular una narrativa coherente sin que tenga que pasar por el filtro documental de forma obligatorio; así es difícil ver, un artículo que no termine justificando los resultados o la propia interpretación del registro a partir de una cita de las fuentes etnohistóricas o dándole unas vueltas de tuercas a aquellas a la luz de nuevos datos. En todo caso deberían ser complementarias. Sin embargo, existe, pues, una subordinación doble: buscar en los restos materiales la confirmación de lo observado o interpretado en las fuentes escritas, o bien dar contenido a los hallazgos arqueológicos a través de los acontecimientos transmitidos en los textos.

¡Así qué ojito con lo que se lee que ni todo es verdad, ni todo valido!… sino díganselo a Platón, que todavía hay gente buscando por ahí la Atlántida! ¡Se tiene que estar partiendo de risa!

 

Para leer más o para que si quieres compruebes de donde sacamos los datos:

¿Y cómo llegó esto? Cinco sorpresas sobre la conservación del yacimiento arqueológico de La Fortaleza

 

La Arqueología de Gran Canaria es diferente. Eso lo sabemos. Y cada yacimiento que estudiamos nos da una sorpresa, y eso al menos para nosotros, la convierte en más interesante aún.

Esto también lo podemos aplicar a los yacimientos arqueológicos. Todos son importantes, todos necesarios para explicar un trocito de nuestra Historia Antigua, de nuestro Pasado, de eso no hay duda. Pero a veces algunos sorprenden no solo por la cantidad de datos, sino por la variabilidad de los mismos. Haciéndonos que nos preguntemos cómo es posible que toda esa riqueza arqueológica haya llegado hasta nosotros y no se haya perdido, ya sea fruto del expolio y el coleccionismo, de desarrollismo mal entendido o simplemente, por la erosión y el paso inexorable del tiempo.

Uno de estos casos es el yacimiento arqueológico de La Fortaleza (Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria), conocido y visitado por estudiosos y arqueólogos desde el siglo XIX, zona de plantación de cereales, lugar de celebraciones durante el último tercio del siglo XX… con todo esto y más, el yacimiento con apenas un par de prospecciones e intervenciones arqueológicas está proporcionando datos que todavía hoy nos preguntamos cómo han llegado hasta nosotros ¡Y tan encantados que estamos de que sea así!

 


“Es la construcción canaria mejor que hasta ahora he podido ver. El ajuste de las piedras supone un trabajo de paciencia muy grande”


Si hacemos una lista de aquello que más nos llama la atención, estos serían el top five de esas “cosas” que nos hacen levantar la ceja y esbozar una sonrisa, ¡aquí están!:

1.Braseros

Fueron llamados así por Victor Grau Bassas, médico y cofundador de El Museo Canario, siendo, además, su primer conservador. Cuando las visitó dijo ” Es la construcción canaria mejor que hasta ahora he podido ver. El ajuste de las piedras supone un trabajo de paciencia muy grande” ¡Casi 140 años después seguimos diciendo lo mismo! Además, su intuición era que dichos “braseros” configuraban algo mucho mayor, un gran Almogarén, que para él era toda La Fortaleza Grande. Si bien es cierto que siguen existiendo, estos han sido víctimas de varios expolios recientes, así como modificaciones y graffitis modernos.

Yacimiento de La Fortaleza Grandes
Estructura en la cima de la Fortaleza Grande (Santa Lucía, Gran Canaria)

 

2.Silos

En el lado de poniente de La Fortaleza Grande existen algunos silos que han sido reutilizados por cabras hasta hace bien poco. Aún así, estos silos conservan una gran cantidad de las argamasas que cubrieron antaño esas paredes. Y en muchas de estas argamasas nos aparecen pequeñas sorpresas en forma de semillas que nos ha permitido datar su cronología. Ahora sabemos gracias a una semilla de cebada que La Fortaleza tenía los silos llenos en el siglo XII.

Argamasa del yacimiento arqueológico de La Fortaleza, Gran Canaria
Detalle de argamasas con semilla obtenida de uno de los silos de La Fortaleza

 

 3.Túmulos

Conocíamos la existencia de cuevas funerarias en el yacimiento,

Cueva funeraria expoliada en La Fortaleza, Gran Canaria
Cueva funeraria expoliada

muchas de ellas expoliadas en épocas más o menos recientes. Sin embargo, la sorpresa nos la llevamos durante los trabajos arqueológicos llevados a cabo en el 2012. Aparecieron unas estructuras que nos hacen pensar en posibles túmulos funerarios. Estos estaban tapados bajos toneladas de piedras que fueron acumuladas para liberar el suelo para los cultivos de la zona. Esto permitió la protección de estas estructuras. Si bien no han aparecido restos humanos en estos hay varias pistas que nos hacen pensar en que estas construcciones son posibles túmulos funerarios ¡Pero eso para otro día!

4. Poblado de casas

Al igual que los túmulos, las excavaciones arqueológicas del año 2012 y las del 2015 nos han permitido redimensionar el tamaño del yacimiento. Si bien los trabajos arqueológicos de Rosa Schlueter excavó una de estas estructuras el alcance estaba por vislumbrarse.

Estructuras arqueológicas pertenecientes al Poblado de La Fortaleza, Gran Canaria
Estructuras arqueológicas pertenecientes al Poblado de La Fortaleza

La retirada de piedra realizada en el año 2012 por Tibicena. Arqueología y Patrimonio SL permitió reconocer no solo varias construcciones de diferente tipología, sino un plan organizativo de todo el lugar. La excavación del año 2015 ahondó más en esta idea, recuperándose siete estructuras no conocidas hasta el momento, teniendo, entonces, la confirmación de estar delante un gran poblado de casas de piedra de época aborigen.

5. Pinturas rupestres:

El yacimiento de La Fortaleza no estaba en ningún catálogo ni inventario donde se hablara de pinturas rupestres. Habían pasado totalmente desapercibidas. Los trabajos de inventario iniciales permitieron recoger al menos cuatro cuevas con restos de pinturas.

Pinturas rupestres en el yacimiento arqueológico de La Fortaleza (Gran Canaria)
Argamasas y pinturas (almagre)

Rojo, blanco y negro son los colores utilizados, sin que se aprecie a simple vista dibujos o formas geométricas. Sin embargo, el alcance limitado de estos trabajos iniciales no nos ha permitido profundizar en su conocimiento. Además, muchas de estas están altamente degradadas, a lo que hay que sumar varios atentados patrimoniales.

 

Bueno, para abrir boca ya tenemos… pero podrían ser muchas otras cosas: grabados rupestres, las paredes sobre la cima de La Fortaleza Grande, los diferentes tipos de ritos funerarios detectados, el propio estado de conservación del yacimiento, etc. ¡Pero eso para otro día! De momento pensemos en lo que tenemos y como conservarlo, así nadie más tendrá que hacerse la pregunta ¿Alguien me explica cómo se conservó esto? ¡Vamos a ponérselo fácil!

 

La Fortaleza en digital, otra mirada a la Arqueología Canaria

Arqueología Fortaleza Grande Gran Canaria
Estructuras arqueológicas en la cima de La Fortaleza Grande

¿Un blog más de Arqueología? Bueno, ¿Y por qué no? Aunque en este caso intentaremos centrarnos en la realidad arqueológica canaria, pero más en concreto la Gran Canaria y en especial todo lo que rodee al yacimiento arqueológico de La Fortaleza.

Intentaremos comentar todo los trabajos, acciones y eventos que realicemos desde nuestro Centro de Interpretación, así como las excavaciones arqueológicas que se realicen en el yacimiento. Además, somo conscientes de el interés que el Patrimonio Histórico y la Arqueología generan, por ello, intentaremos aportar nuestro granito de arena en la divulgación y difusión de la Arqueología Canaria, y con ello mejorar la conservación del mismo.


¿Un blog más de Arqueología? Bueno, ¿Y por qué no?


 

Sin embargo, no esperamos dar contestación ni sentar cátedra en los diferentes temas que se traten. Tenemos más preguntas que respuestas; y eso, aunque sea una contradicción es lo que nos emociona. La disciplina arqueológica necesita de preguntas para avanzar, de replanteamientos y continuas reconfiguraciones de lo establecido. Por ello este blog será ese lugar donde volquemos dichas dudas. Quizás entre todos, a través de la discusión sana, podamos arrojar algo de luz a esas zonas de penumbra.

Y que nuestra Arqueología, la de cualquiera de nuestras Islas Canarias, es diferente. Aunque suene a tópico. Desvinculada de la arqueologías y prehistorias europeas, con una fuerte regusto al norte de África, pero sin un origen conocido; sin un conocimiento de su evolución y devenir interno; con diferencias sustanciales entre las diferentes islas en lo que al registro material se refiere y con similitudes que hacen imposible no pensar en un momento o ocupación común para todas ellas…, demasiados interrogantes quizás, pero estos son los que hacen fascinantes esta disciplina.


Y que nuestra Arqueología, la de cualquiera de nuestras Islas Canarias, es diferente. Aunque suene a tópico


A su vez esa falta de respuesta, esos agujeros negros, ha dado lugar a la creación de gran cantidad de acercamientos erróneos y magufos que magufodistorsionan la realidad histórica y arqueológica. Y es que todo no vale en Arqueología ¡Sería demasiado fácil! ¡Y ya no sería Arqueología!