Sobre el estudio de la arqueología ritual, la brújula del chino y el jarrón de mi casa

La Arqueología es una disciplina que intenta recuperar y explicar el pasado a través de los restos materiales. El estudio de esos contextos arqueológicos en los respectivos yacimientos, acompañados de las dataciones de los mismos y estudios pormenorizados (estudios de la cerámica, de la industria lítica, de los carbones-antracología– o las propias semillas –carpología) nos permiten reconstruir los diferentes ámbitos de vida y muerte de las sociedades pasadas.

Sin embargo, esto que parece muy evidente a veces no está del todo presente en los diferentes trabajos presentados, ya sea de profesionales de la arqueología o de simples aficionados al estudio e interpretación del pasado.

Nos referimos a todos esos estudios, análisis y opiniones donde todo lo descubierto y conclusiones se resumen “ES RITUAL” .

Arqueología y Ritual
¡Qué nos gusta!

 

¿Que buscamos como hablamos de ritual?

Muchas veces lo ritual es el saco de fondo ante manifestaciones arqueológicas que no entendemos o no llegamos a entender totalmente. Algunos autores exponen  desde un enfoque funcional como identificar lo ritual desde la Arqueología, sobre todo para sociedades complejas. De forma resumida podrían identificarse estos lugares vinculados basándonos en el registro arqueológico que configuran dichos ritos:

  1. Captación de la atención: Cualquier culto, rito o celebración religiosa conlleva la existencia de un lugar, puede ser una montaña o un templo, que fijan la atención de las personas que allí acuden.

    Tindaya, Arqueología
    ¡Tindaya ya es un monumento!
  2. Presencia de la divinidad: Puede estar presente en un grabado o pintura o representada en alguna forma o imagen.

    Idolo-Museo-Canario-Palmas-Canaria_EDIIMA20140309_0010_14
    ¿Idolo?
  3. Participación y ofrendas: La participación activa conlleva el movimiento, y muchas veces la comida y bebida. Así como sacrificios o regalos a partir a la divinidad.

    Ritual vinculado a la Comida
    Yacimiento del Tejar, Santa Brígida. ¿Ritual vinculado a la comida?

Sin embargo, esto no es tan fácil. Ni los yacimientos aparecen tal y como los abandonaron, ni tenemos el registro completo. Muchos yacimientos que hoy son catalogados para Gran Canaria como rituales, santuarios o almogarenes lo son porque históricamente han sido tratados como tales sin que apenas haya una revisión crítica de los mismos. ¿Son lo mismo La cima de La Fortaleza Grande, que Risco Caído, que Candiles, el Bentayga, El Pajarcillo, La Cueva de las Estrellas? ¿Todos estos yacimientos son un almogaren? Creemos que no.

Casi todas las referencias existentes se basan en documentación escrita de carácter etnohistórico. Es decir, a diferentes fuentes escritas coetáneas algunas al momento de la conquista, otras bastantes posteriores a la misma. Esto dificulta el análisis ya que no podemos extrapolar de forma directa el contenido de esta documentación a una realidad social muchas veces de siglos anteriores.

Es por eso que la Arqueología debe afinar en el método y la contrastación de sus hipótesis. No arrimar datos, como si de ascuas se trataran (e ignorar otros) para mantener una idea preconcebida que de examinarse con cierto rigor no se mantendría de pie.

Lamentablemente, la Arqueología y la Historia, es como el fútbol, todo el mundo sabe. Todo el mundo es entrenador. Así, existen muchas personas que cualquier grabado, acumulación de piedra, cazoleta o similar es asimilado de inmediato al mundo del ritual.


La Arqueología y la Historia, es como el fútbol, todo el mundo sabe. Todo el mundo es entrenador


Yo estoy alineado, tu estas alineado, el esta alineado….

¿Y qué decir de las alineaciones? Todo está alineado. Estos grabados están orientados con el Teide, igual no se ve desde esta isla, ¡pero sabemos que por aquella zona cae!; otras con el equinoccio, ¡da lo mismo! ¡Está alineado!; o esta peña está orientada hacia aquel yacimiento tan importante, ¿Pero si la peña es natural? No, es importante, es ritual, ¿no ves que está alineada?

Y puede que haya cosas alineadas. No decimos que no. Pero primero hay que tomar mediciones con aparatos topográficos ¡No vale un mapa escala 1.25.000 y una brújula comprada en el chino de la esquina! Sino partiremos de un error de base enorme. Unos malos cimientos conllevan una mala construcción.

Brújula
Brújula del chino

Además, este tipo de planteamientos conlleva la aceptación de varias premisas de difícil aceptación, al menos para nosotros. Por un lado, se relega el papel del aborigen a una persona constantemente dependiente de rituales y lugares ritualizados. Sabemos por la antropología y etnografía comparada, que hablamos de sociedades indivisas, tal y como proponía Pierre Clastre, donde no existen cajones que separen lo económico, de lo social, de lo político o de lo religioso. Hablamos de sociedades ritualizadas. Pero de ahí a imaginárnoslos mirando todo el día para el cielo, acechando las salidas y las puestas de sol…

Por otro lado, muchas veces, algunas veces de forma tangencial, estas opiniones se mezclan con el misterio (¡Cómo éramos pocos….!). Y se mezclan antiguas civilizaciones, mitos, leyendas y alguna que otra civilización extraterrestre por descubrir. Con este pensamiento relegamos el papel de los que nos precedieron a un papel de secundarios, de subalternos en la Historia. Porque básicamente, algunos piensan que:


¡nuestros aborígenes son unos venidos a menos, porque mira tú que pirámides construyeron para acabar luego viviendo en unas cuevitas de nada! ¡No somos nadie!


 

Arqueología, extraterrestres
¡Egipcios ni que egipcios! ¡Los extraterrestres hombre!

En definitiva, el mundo ritual es importante, fue importante y seguirá dentro de los estudios arqueológicos. Sin embargo, la Arqueología o es método o no es nada. Todo no vale, por muy alineado que esté.

Por cierto, cuando abro la ventana de la fachada norte de mi casa y entra el sol, ilumina un jarrón que está alineado con un espejo que tengo en la pared, y con el norte magnético… ¡Tengo que hacerme con la brújula ya! Pero da lo mismo ¡Seguro que es ritual! ¡Total, todo está alineado! ¡Está todo claro!